articulo-aura-soma-y-los-ninos-300x380

Aura-Soma y los niños

Todos los seres humanos nacemos para alcanzar la felicidad, prosperidad, cultura y autonomía (Suryavan Solar, www.condorblanco.com). Sin embargo, a lo largo de los años, poco a poco, una serie de pensamientos, circunstancias y experiencias limitantes, hacen que las posibilidades originales se reduzcan.

Los niños son altamente susceptibles a su entorno y prácticamente todo lo que existe a su alrededor impacta en ellos. Antes se creía que los niños no podían experimentar disfunciones como la depresión o la ansiedad. Sin embargo, la creciente estadística con niños con cuadros de hiperactividad, falta de concentración, agresividad, intolerancia, tristeza, insomnio, pesadillas, etc. Es uno de los indicadores de que, los niños experimentan también estados emocionales y mentales disfuncionales.

Cuando el niño aún no tiene lenguaje, es muy difícil comprender lo que realmente ocurre. Una vez atendí a un niño de año y medio que se golpeaba la cabeza contra el suelo, la pared y distintos objetos. El niño eligió la botella 62 (turquesa/turquesa). Yo pregunté a su abuelita, que fue quien lo trajo a consulta, si había problemas en casa. Me dijo que los padres tenían una situación de violencia y agresividad constante. La señora compró la botella para el niño y se la aplicó. Los volví a ver un mes más tarde y me dijo que el niño ya no se golpeaba, que ahora comenzaba a llorar cuando los padres se agredían.

El turquesa es un color que indica grandes dones y talentos en la persona. Se trata de un ser creativo, con posibilidades de ser artista, científico o sanador. Las personas con este color en el aura son sensibles en extremo y cuando están expuestos a ambientes de belleza, armonía y paz, logran expresar sus sentimientos de forma creativa y hermosa.

Así que ese pequeño, lo que nos está diciendo es: me duele lo que pasa entre mi mamá y papá, siento la agresividad y violencia de ellos en mi interior y la estoy expresando haciéndome daño a mi mismo.

Aura-Soma es una fabulosa herramienta para conocer y apoyar el desarrollo integral de los niños, pues el sistema permite proteger, limpiar y fortalecer su aura. Y cuando el pequeño entra en contacto con los colores que él mismo elige, puede volver al punto de equilibrio energético de ese color, soltando la energía excesiva que se haya acumulado en su cuerpo o en su aura.

Cuando estamos en equilibrio, podemos crecer al máximo en nuestras posibilidades y florecer. Aura-Soma es una herramienta para lograr llegar a ese punto en todos los aspectos de nuestra vida. Con los niños pequeños es muy rápida puesto que no existen condicionamientos o mecanismos de defensa. Con los niños cercanos a la adolescencia tomará un tiempo el trabajo de recuperación del equilibrio, pero siempre llegaremos a él. Sólo tenemos que perseverar y permitir que el color actúe como un recordatorio de aquello que nos propusimos antes de encarnar y que forma el eje central de nuestras vidas.

Así que con amor, Aura-Soma abre los brazos a los niños y a los papás de los mismos.

Caridad González Lerma,
Terapeuta y Maestra de Aura-Soma.

Posted in Artículos.